La comunicación es la herramienta estrella con la que cuenta el ser humano para relacionarse con los demás. En un principio parece una herramienta sencilla de utilizar, pero nada más lejos de la realidad. Conseguir comunicar el mensaje óptimo, a través del canal adecuado y que llegue al público al que interesa que lo reciba es tarea más complicada. Es por ello por lo que cada vez es más común que las empresas requieran de un plan de comunicación para conseguir que su marca y/o producto cale realmente en su público potencial y con un mensaje acorde a los valores de la propia empresa.

Se entiende por plan de comunicación el documento que especifica el mensaje que se quiere transmitir, a quién y cuándo se quiere hacerlo y a través de qué canales. El objetivo de este plan es conseguir que haya una armonía entre lo que se planifica y sus resultados.

Para ello, desde el equipo de Metrópolis Comunicación, proponemos las claves principales para conseguir un buen plan de comunicación:

  1. En primer lugar es importante llevar a cabo un estudio de la situación interna en que se encuentra la empresa, además de realizar un estudio del entorno en el que está localizada la misma, definiendo la situación del mercado donde se desarrolla su actividad y analizando los principales competidores y sus comportamientos. En definitiva, es un análisis DAFO, https://dafo.ipyme.org/ que será muy útil para tener aglutinadas las fortalezas de la empresa, sus debilidades, amenazas y oportunidades.
  2. Planificar lo que queremos conseguir con este plan, es decir, determinar qué objetivos queremos alcanzar, forma parte del siguiente paso. Es importante que los objetivos sean claros y concisos, por ejemplo, ‘quiero conseguir aumentar mis seguidores en una red social determinada’.
  3. A qué público queremos hacer llegar este producto o marca, es otro aspecto que debemos plantearnos. identificar al público al que nos dirigimos nos ayudará a  determinar tanto el mensaje que queremos difundir como los canales por los que queremos hacerlo.
  4. El mensaje que vamos a transmitir es la herramienta básica para conseguir nuestros objetivos. El mensaje debe ser, al igual que los objetivos, claro y conciso. Y, por supuesto, deberemos amoldarlo al tipo de público al que nos dirigimos.
  5. A través de qué canales vamos a transmitir el mensaje es otra pauta fundamental para la realización de un buen plan de comunicación. En función de las características del destinatario, los canales utilizados serán online u offline, https://www.pentagrama.mx/blog/canales-online-y-offline o una combinación de ambos.
  6. Tras haber decidido el objetivo que perseguimos, de haber identificado al público al que queremos dirigirnos, de haber redactado el mensaje que vamos a transmitir y a través de qué canales vamos a hacerlo; ahora llega el momento de valorar qué acciones nos ayudarán a cumplir los objetivos. Si nuestro objetivo era, por ejemplo, aumentar el número de seguidores en una red social determinada, la acción de comunicación para conseguirlo puede ser ‘publicar diariamente un post’ o ‘comentar publicaciones de otros perfiles del mismo sector’. En este punto es imprescindible tener en cuenta los recursos con los que contamos para definir iniciativas que sean viables.
  7. Un calendario para organizar las acciones que vayamos a emprender servirá también para hacer un seguimiento ordenado de los resultados de las mismas. Al fin y al cabo, un plan de comunicación es un documento vivo en el que las acciones pueden variar en función de lo que ocurre en el entorno o de sus propios resultados.

La clave definitiva para lograr un buen plan de comunicación consta de, pasado un periodo prudencial acordado al inicio de la realización del documento, realizar una evaluación al completo para conocer los resultados obtenidos y poder proponer mejoras, en caso de que sea necesario, para conseguir los resultados planteados.

Paula Aguilera

Consultora de comunicación en Metrópolis Comunicación