Internet y las redes sociales han cambiado la forma de hacer periodismo en la última década, pasando de perseguir a los protagonistas por las calles para hacerlo en sus perfiles de Twitter, Facebook o Instagram. En esta ocasión me centraré en el apartado deportivo, con futbolistas creando medios de comunicación, a pesar de estar aún en activo, además de presidentes de instituciones vetando preguntas de actualidad.

  • En 2012 el FC Barcelona decidía prohibir la entrada a sus ruedas de prensa a los trabajadores del programa de Intereconomía ‘Punto Pelota’, después de que el presidente del Hospitalet se prestara a colaborar para obtener información acerca de la renovación del entrenador Pep Guardiola. ¿Y el derecho a la información? ¿Y los aficionados del club que seguían el día a día de su equipo a través de este canal?
  • En 2016, y durante una concentración de la selección española de fútbol, Gerard Piqué comenzaba a poner de moda los vídeos en directo a través de la red social Twitter y arrasó con unos 10 minutos de preguntas a Iker Casillas. Los seguidores del defensor catalán eran los encargados de enviar sus cuestiones al portero madrileño, con lo que las entrevistas en radio, televisión y prensa iban a dejar de tener el interés que despertaban años atrás si los protagonistas empezaban a comunicarse a través de sus propios perfiles.Solo un año después, en un tono más serio y para uno de sus proyectos, Piqué volvía a ejercer de periodista con una entrevista al brasileño Neymar, mientras que en 2018 una de sus empresas produjo el reportaje ‘La Decisión’. El jugador del Atlético de Madrid Griezmann iba a romper con las habituales ruedas de prensa para este tipo de decisiones, utilizando una plataforma de pago para anunciar si continuaba o no en el club.

  • Nada más empezar 2019, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, afirmó tajantemente que prohibiría ejercer su profesión a los periodistas que no se ciñeran a sus medidas. Si un trabajador de GOL, Movistar Plus o BEIN no pregunta –al término de los partidos- a los futbolistas por el encuentro que acaban de disputar, sino por cualquier otro tema, la LFP cancelará su acreditación para estar a pie de campo en los estadios. ¿Y los medios de comunicación que pagan dinerales por ofrecer la competición, qué tienen que decir? Los negocios entre grandes dirigentes y empresarios poco tienen en cuenta a la voz de su audiencia, como bien deja claro el propio Tebas en un enganchón con el presentado de El Partidazo de Cope, Juanma Castaño.

  • Y lejos de la burbuja del fútbol, el deporte minoritario. El baloncesto, el tenis, el atletismo, la natación, el bádminton o el ciclismo. Con profesionales que llegan a multiplicar por cinco las horas de entrenamiento diarias de los futbolistas y, aún así, no ponen ningún tipo de objeción para atender a los periodistas, ni siquiera para convertirse en protagonistas de documentales y reportajes en los que abren las puertas de sus casas.

Deportistas y periodistas, una relación tan polémica como fraternal, en la que puede parecer que los caminos se separarán tarde o temprano, pero donde todavía podemos demostrar que, sin nuestro trabajo, la labor de los profesionales del fútbol, el tenis o el bádminton no podría llegar a millones de personas que demandan información, que quieren conocer su día a día y también el lado personal de los atletas.

Jorge González

Consultor de comunicación