Las redes sociales han pasado a convertirse, en muy poco tiempo, en una herramienta clave para las marcas, organizaciones y entidades que quieren darse a conocer o reforzar su imagen, ya no solo manteniéndose en la cresta de la ola sino interactuando con su público objetivo.

Al principio se pensaba que esta era una tarea sencilla, subir una foto o un texto a tres redes sociales y dejar que el resto se hiciera solo pero, con el tiempo, se ha descubierto que la labor que desarrolla el community manager está muy alejada de ser fácil. De hecho, es un trabajo que lleva una gran planificación por parte de la persona responsable de gestionar los perfiles: conocer la marca y la ideología del cliente; estar en continuo contacto con él para conocer sus deseos y necesidades; asesorarle sobre cuándo conviene o no intervenir… entre otros muchos trabajos que van implícitos en ser community manager.

marketing-miedos

En el caso de profesionales que trabajan en agencias de comunicación y gestionan las cuentas de más de un cliente, además de la suya personal, suelen compartir algunos miedos:

  1. Compartir en la cuenta de uno de tus clientes un contenido de otro o lo que es aún peor, un contenido divertido con un comentario tuyo que ibas a publicar en tu perfil personal.
  2. Esmerarte en un contenido creativo para que te quepa en los 140 caracteres de Twitter, subir una foto y etiquetar a las diez cuentas que te permite como máximo para subirlo y darte cuenta de que te has comido una letra o tienes una falta de concordancia y tener que eliminar el tuit y volverlo a publicar. ¡Ojo! Esto puede pasarte más de una vez en un día.
  3. Que tu cliente tenga las claves de las diferentes cuentas y te eche abajo tu planificación publicando cosas a cada segundo, sin tener en cuenta que no en todas las redes sociales se debe publicar el mismo flujo de contenidos. Ahí llega el momento de educar y asesorarlo en gestión de redes sociales (si se deja).
  4. Cuando tu cliente te llama cada vez que compartes algo para pedirte que cambies el enfoque de una publicación o que él/ella lo haría de este o aquel modo.
  5. Ese momento en el que crees que solo tienes una o dos publicaciones para ese día y, de repente, todo el mundo te manda fotos y noticias para que compartas y quieren que sea para hoy.
  6. Cuando otro administrador publica una información que tiene mucha repercusión y te das cuenta de que es un contenido de hace dos años.

Anaïs Ojeda

Consultora de comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*