Ver la televisión, o cada vez más Youtube, se ha convertido en una auténtica experiencia emocional, donde los anunciantes aúnan todos sus esfuerzos junto a las agencias para hacernos llegar esas historias emocionantes que conectan rápidamente con el público.

Estos son cinco ejemplos:

La cadena alemana de supermercados, Edeka, lanzó un spot en 2015 que se centra en la historia de un anciano que intenta sin éxito que su familia lo acompañe en Navidad para no estar sólo en unas fechas tan señaladas. El hombre, ante la falta de atención de sus seres queridos, acaba por fingir su propia muerte y, con ello, el anuncio va directo a nuestro corazón:

Procter & Gamble (P&G) lanzó una campaña en 2013, ideada por Wieden & Kennedy, que logró aumentar en 500 millones de dólares las ventas de la compañía, gracias a que consiguió emocionar con algo tan especial como es el amor incondicional de los padres, personificado en los atletas:

Otra llamativa campaña fue la de Dove defendiendo la belleza natural. Lanzada en 2007, generó un intenso debate sobre los estándares de belleza femeninos.

Tras los resultados de la campaña, sus responsables advirtieron que, además de aumentar las ventas de Dove, las mujeres y hombres expuestos a la campaña se habían mostrado más interesados en comprar otros productos que la marca estaba vendiendo, algo que hace pensar que la publicidad actual está sirviendo para que, de algún modo, los consumidores se alineen cada vez más con las marcas con cuyos valores se sienten más afines.

Un tema tan, a priori, poco creativo, como es fomentar la seguridad en los trenes logró tener una de las campañas de publicidad más creativas del siglo. Ideada por McCann Melbourne, la clave de su gran éxito estuvo en su música pegadiza, sus personajes de dibujos animados y el humor negro con el que tratan el asunto de la seguridad. Para sorpresa de muchos se convirtió en la campaña más premiada de Cannes.

No podía faltar Coca Cola en esta selección, su campaña “Treintaytantos” rememora algunas de las referencias de toda una generación compuesta por los nacidos entre 1965 y 1981, aproximadamente. Es la llamada Generación X, la cual ha crecido con dicho refresco. El anuncio, ideado por McCann Erickson, bajo la dirección creativa de Mónica Moro y Raquel Martínez, se ambienta con la canción de Simple Minds, Don´t you (Forget about me) y concluye con el slogan: “El lado Coca Cola de tu vida”. La nostalgia es el vehículo que utiliza el equipo creativo de McCann para trasportarnos subconscientemente a otros muchos recuerdos de la infancia y de la juventud

¿Qué campaña de publicidad destacarías tú? Cuéntanos en los comentarios

Oliver Rivero

Responsable del Área Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*